enero 12, 2006

Entrevista al Ciudadano N.N

Entrevista al Ciudadano N.N

Por J.F Kane

Saludos gente. En este número publico una especial entrevista realizada hace un par de semanas al NN más entretenido que me haya tocado interpelar. ¿El tema? El poeta, la poesía, el oficio, el arte. Espero que lo disfruten y, pueblo querido, los animo a adivinar quién fue mi entrevistado (a).

Hola. Veo que ya estás trabajando, ¿Qué haces ahora?

Uf!, estoy trabajando en un proyecto que enviaré a los Fondos de Cultura. Espero que me pesquen este año, ya estoy aburrida de gastar plata en fotocopias que no llegan a ningún lado.

Y, hablando de los fondos de cultura, ¿Qué piensas acerca del formato que poseen para evaluar proyectos?

La verdad, sería perder tiempo si nos ponemos a hablar de eso. En todos lados se evalúan igual, es un formato universal. De lo que hay que hablar es de cómo no usan ese formato y hacen la repartija de la plata entre amigos. Eso sí es tema.

¿Porqué? ¿Crees que el sistema es corrupto?

Todos los sistemas son corruptos. La diferencia que debería haber es que los que manejan el sistema traten de evitar esa corrupción. Pero es complicado hacerlo cuándo ves tanta plata. Porque si te poner a revisar las listas de quienes han recibido los fondos estos últimos varios años, te vas a dar cuenta de que, curiosamente, los nombres se repiten. No es fallo de la publicación ¡son los mismos!. Y si, además, te pones a estudiar (que no cuesta mucho) las relaciones entre quienes "evalúan" proyectos y quienes reciben plata, te darás cuenta que son íntimos amigos. Es una cuestión netamente política.

¿A qué te refieres?

A que si no presentas un proyecto que no hable de la dictadura, si no eres exiliado o hijo de exiliado, si no militas en el oficialismo, al "país" no le interesa saber qué es lo que haces. Entonces se queda debajo de la mesa un gran número de artistas que, sin importar sus inclinaciones políticas, desean crear por el solo hecho de crear algo bueno, fresco, estimulante. Te doy un ejemplo: estuve en los Carnavales Culturales de Valparaíso el año pasado y fui a ver la obra musical "Pasaporte" de Andreas Bodenhofer, en el Teatro Municipal de Valparaíso. Independiente del formato que usaba el compositor y director, el espectáculo dejaba mucho, pero mucho que desear. Primero, el guión de la obra era deficiente, faltaba coherencia en la historia que se quería relatar, la autobiografía del autor. Segundo, las imágenes que se proyectaban a modo de documental eran espantosas, no había manejo de cámara, iluminación, narración. Pésimo. Además no tenían una línea argumental necesaria para este efecto. En fin. Sin embargo esta obra había sido realizada gracias a los aportes del Fondo de la Música, ¿te das cuenta?. Tú te preguntas cómo una obra tan mala pudo obtener esa plata. La respuesta es fácil: el músico fue exiliado, amigo de exiliados, militante de izquierda. Yo no critico el trabajo anterior de Bodenhofer o su aporte como artista. Pero hay tantos otros músicos que no son necesariamente de izquierda y que tienen proyectos que tampoco son necesariamente de izquierda, que no reciben apoyo estatal por ese mismo motivo. Creo que la cosa es ultra elitista, aunque estos compadres siempre han luchado contra las clases, pero caen en lo mismo. Además todos ellos se fueron al extranjero, estudiaron allá, les fue bien. ¿Qué pasa entonces con los que en ese tiempo se quedaron acá en la lucha, los que aperraron con sus ideales, los que murieron?. Nada, se olvidaron de ellos.

¿Y cómo un artista joven se enfrenta a este panorama?

Con extrañeza, fíjate. Cuando era más pendeja pensaba que solo se necesitaba trabajo para poder surgir en la literatura. Pequé de inocente. Ahora, con tanto porrazo, me doy cuenta que al final lo más importante es tener pitutos. Sin embargo no pierdo la esperanza y sigo en lo mío, que es escribir. Claro que me importa el sistema, pero hay que seguir escribiendo, no hay que parar con nada porque, como digo, la poesía tiene patas sola.

Con respecto a tu trabajo ¿ves alguna diferencia generacional? ¿sientes que perteneces a un grupo?

Difícil pregunta. Mejor hazla cuando me muera (risas). Pero bien, hablando críticamente, no puedo distinguir muy bien si mi trabajo pertenece estrictamente a una generación. Yo pertenezco a una generación, está claro. Creo, eso sí, que los poetas de mi segmento somos poetas de una nueva idea. Porque la generación anterior sí era de transición, sin embargo nosotros ya apostamos por algo distinto. El problema es que no sé muy bien qué es eso distinto. Lo que sí te aseguro es que las influencias externas en nosotros cumplen un rol fundamental. Nosotros estamos viviendo en un espacio donde la globalización ha efectuado un gran cambio, donde el consumismo es primordial en nuestras vidas y la lucha para sobrevivir tiene nuevas reglas, basadas en la competencia cuerpo a cuerpo, sin mirar sexos.

Entonces apuestas por una literatura sin géneros

Yo lo hago, desde luego. Que eso sea real es otra cosa. Chile aún es un país machista a mango, por eso no puedo hablar de una poesía sin géneros. Todavía está "la poesía" y "la poesía femenina". Sin embargo, como te decía antes, la competencia, es decir, el trabajo, las oportunidades, el estudio, ya se vale de otros preceptos. Por eso no me siento diferente, siento que estoy en la misma que mis compañeros hombres.

Históricamente, ¿cómo te relacionas con la poesía femenina?

Más o menos. Tengo mis encontrones. Debo confesar que lo que más leo es a poetas hombres. Pero nadie me saca de la cabeza que Gabriela Mistral es mil veces mejor poeta que Pablo Neruda.

Pero tu escritura tiene un marcado tono femenino.

Obvio, soy mujer. Yo no te hablo de una guerra de sexos, que tonto. Nunca he pensado eso. Y no puedo evitar escribir a partir de mi condición de mujer. Ahora, creo que el "marcado tono femenino" al que te refieres no es tan así. Ese término puede jugarte en contra, está mal planteado. Pienso que mi poesía tiene el tono que tiene, el mío, sin importar qué tengo entre las piernas. Con respecto a eso me aburre ponerme a pensar en lo femenino y masculino como condición. Escribo porque soy poeta y trato de hacerlo lo mejor posible. Punto.

Cuáles son tus aspiraciones a futuro.

Poder tener una pega para poder seguir escribiendo. Sé que no puedo vivir de esto, así que no me queda otra que trabajar para escribir. Otra de mis aspiraciones es lograr crear conciencia del importante papel de los artistas en el desarrollo nacional, no cómo adorno, sino como agentes sociales. Ardua tarea, pero qué va, para eso estamos.


1 Comments:

Anonymous Sergio Ponce Alfaro said...

Hace poco envie un comentario, pero se perdio en el ciberespacio. Parece que era muy largo. El objetivo era afirmar que la unica manera de ganar espacios en la actualidad es destrozar todos los iconos del discurso oficial, que nos identifica con un proyecto de sociedad que nos ha sido impuesto desde el año que todos saben cual es. Proyecto que debemos rechazar destrozando altares de la cultura oficial, la de los hijos de la dictadura, donde frases como "se abriran las grandes alamedas" se han vuelto vacias, o mejor dicho, llenas de gusanos.

sábado, abril 22, 2006  

Publicar un comentario

<< Home